DestacadoLooks

LA MUJER DE BLANCO

Hay verano en la playa y también en la ciudad, pero en ambos veréis un vestido blanco

¿No había una canción que decía “verano sin vestido blanco es un pollo sin zanco”? ¿No? Pues debería, porque es un clásico de manual. ¿Os suena? Playa, planes para el atardecer, duchita y ¡zasca!: vestido blanco para lucir ese moreno que tanto nos hemos estado currando. Y, casi siempre, el primero que se nos viene a la cabeza es un vestido de algodón o lino, flojo y de aire romántico ibicenco. Peeeero (y aquí es cuando se detiene en seco la música de violines) ocurre que algún verano nos toca más ciudad que playa y más trabajo que daiquiris; e imaginamos que esto también os suena, ¿cierto? Bueno, pues don’t panic, ladies!, porque nosotras no nos vamos a quedar sin el nuestro y hoy os traemos uno para quitar el hipo y las anginas hasta a los semáforos.

Este midi, con ese punto urbano del camisero, el cinturón y la abertura tiene un toque sport y jovial si lo llevamos remangado, y también nos servirá por si refresca gracias a su manga larga. Además, es favorecedor a todas las edades, siluetas y estilos de mujer. Alexandra, impecable como siempre, lo combina con beige y marrón. Su bolso está en todas las tiendas que conocemos y es el bolso del verano, pero os damos la opción clutch de rafia para variar sin perder tendencia. Gafas de sol, complementos en dorado, pulsera de carácter y andando, que en la ciudad preparan unos cócteles de infarto 😀

¡Feliz sábado a todas!

Muchísimas gracias a @alexandrapereira por inspirarnos.

Esperamos que os guste,💕

Mar
Diseñadora de moda, estilista, patronista, asesora de imagen, personal shopper y cool hunter por la Escuela Superior de Diseño y Moda Goymar y por la Escuela Superior Marcelo Macías. Gestiona el blog de moda “SE que ponerme” y colabora en suplementos de moda en prensa escrita, imparte cursos de imagen personal y trabaja como personal shopper y estilista.

Deja un comentario