ColorDestacadoLooks

BLANCO Y NEGRO AL RESCATE

El binomio de primavera sin fecha de caducidad. ¿Qué es lo que debes saber?

Ambos son la estrella indiscutible de su escenario, pero cuando se juntan, el espectáculo nunca defrauda. Y es que se llevan de maravilla, no lo pueden evitar. El blanco, ancho y luminoso como la luna, saca al negro de su noche eterna, y éste se lo agradece siendo su frontera y matizando su fulgor.

Son, además, una solución estupenda para aprovechar la ropa oscura de nuestro armario en los ya largos días de primavera. ¿Cómo hacerlo?

Si llevas varias prendas negras, usa las texturas para conseguir diferentes matices: denim negro-botines de piel-jersey de punto.

Si colocas el oscuro de cintura para abajo, permites al blanco iluminarte el rostro y alargarás silueta. Los detalles metálicos funcionarán como pequeños puntos de luz; pero en plata, pues el dorado da un toque barroco que emborranaría la limpieza visual.

Por último, unas ligeras notas de color (accesorios) para intensificar el contraste y dar frescura al look. Perfecto para arrimar al blanco puede ser el amarillo limón (pieles frías), y cerca del negro, como en la imagen, un toque turquesa (pieles cálidas). Para todas las chicas, frías y cálidas, el rojo.

Os dejamos un estilismo básico con blazer blanca y negra, idónea para nuestros working looks.

Espero que os guste, Mar Gago

 

Mar
Diseñadora de moda, estilista, patronista, asesora de imagen, personal shopper y cool hunter por la Escuela Superior de Diseño y Moda Goymar y por la Escuela Superior Marcelo Macías. Gestiona el blog de moda “SE que ponerme” y colabora en suplementos de moda en prensa escrita, imparte cursos de imagen personal y trabaja como personal shopper y estilista.

Deja un comentario