CelebritiesDestacado

LA NOCHE DE PEDROCHE

Del colorado recato al desnudo en blanco. Marketing puro y en el centro de la diana.

Cristina Pedroche consigue que el minuto exacto de las uvas sea el de mayor share de la historia de Antena3, la segunda cadena más vista después de «La 1».

La presentadora lleva cuatro años dando las campanadas, y nunca mejor dicho ni en más amplio sentido, porque al día siguiente repite protagonismo en foros, memes y redes sociales. Todo totalmente calculado, claro, pues desde la primera polémica que levantó su indumentaria, Antena 3 identificó y alimentó el filón: crear una curiosidad casi tradicional sobre por dónde saldrá este año la Pedroche.

No estamos aquí para hacer valoraciones feministas ni morales, porque no es nuestro trabajo y, además, todo el tema no responde a otra cosa que a un montaje milimetrado para ganar audiencia, y así se lo toma ella. De hecho, nos parece una chica 10, una mujer hecha a sí misma, alegre, diferente e interesante. Pero, en fin: zapatero a tus zapatos y SQP no puede evitar analizar estilismos, así que vamos allá.

Cristina tiene rostro ovalado, silueta triángulo invertido y tonalidad cálida de otoño. El problema es que, con cierta frecuencia, parece que la ropa le cae encima desde un quinto piso, sin que tenga nada que ver con ella. Y eso es un tema de sus estilistas, que son quienes eligen los looks de sus apariciones, por cierto.

En un primer momento, eligió un modelo en rojo, de cuello redondo, manga larga y pliegues desde la cintura formando una cola redonda. Realmente era un abrigo de fiesta. Como estilismo no estaba mal, porque su belleza es muy dulce y destaca aún más con ese color, pero en general hay que tener cuidado con el efecto Caperucita. Como impacto, perfecto, pues se buscaba esa imagen casi ñoña de capas de tela, ondulaciones y cola en contraposición con el look posterior.

Nuestra propuesta para una aparición de Cristina en rojo estaría en la línea de la imagen de la derecha: efecto dos piezas con pantalón, encaje en la parte superior y capa de lazo. Algo más rompedor y sensual de la colección de Zuhair Murad. El maquillaje este año era correcto, pues en anteriores la hemos visto con la tez muy oscura y manchada. Su peinado, para el modelo que proponemos, también serviría.

En cuestión de segundos pasamos del recato a quedarnos sin vestido. Lo que se eligió, un mono de pronovias (controvertido por ser un calco del diseñador Joshua Velázquez), no podemos valorarlo estilísticamente. Se trata de un cuerpo desnudo tapado con estrategia. Bien, si trabajamos como vedettes en el Folies Bergère, eso es todo. En realidad, a ella -no a su personaje- le sigue yendo mejor esa línea de Zuhair Murad, primavera verano 2018: transparencia floral, cuello redondo, manga campana y fluido hasta los pies. Con un cinturón de metal a juego con la diadema. Pero no es lo que buscaba Antena3, y ya se sabe que, donde hay patrón, no manda marinero.

Esperamos que os sirva, Mar Gago

Mar
Diseñadora de moda, estilista, patronista, asesora de imagen, personal shopper y cool hunter por la Escuela Superior de Diseño y Moda Goymar y por la Escuela Superior Marcelo Macías. Gestiona el blog de moda “SE que ponerme” y colabora en suplementos de moda en prensa escrita, imparte cursos de imagen personal y trabaja como personal shopper y estilista.

Deja un comentario