DestacadoShopping

ANFITRIONAS QUE DEJAN HUELLA EN LA NAVIDAD

El glamour se lleva de maravilla con tu asado y tu salón. Cómo seguir siendo una reina al calor del hogar.

Si es que como en casa, en ningún sitio. Cierto que es trabajo, porque a no ser que el mayordomo de “Ten” cobre vida, nos toca cocinar, atender y recoger. Bueno, y arreglarnos, que la Navidad también empieza por un espíritu propio que poder compartir con los demás.

Hogar, dulce hogar, donde no es obligatorio el taconazo. Se nos hace la boca agua con sólo pensar en unos loafers (zapato plano) de terciopelo o con lazada o bordados o piedras; incluso en una zapatilla con plumas, tan de moda. O unas mules (destalonadas). ¡Elegid, queridas!

El ambiente casero casi parece pedir un cardigan o un jersey -ni fino ni grueso- con motivos navideños. Si es de día, colores más vivos; si de noche, más intensos. Incluso podemos escogerlo largo, tipo vestido, que es tendencia este año y le da un puntillo diferente. Para Fin de Año, más fiesta/juerga, caben motivos más sofisticados. En cualquier caso, que el color no sea tan claro que delate una microgotita de salsa, ya que vamos a estar cocinando y me dicen que no es día de delantal. Bueno, no será día del delantal de siempre, pero yo veo que los hay cada vez más monos para estas fechas.

La parte de abajo, cómoda, quizá un buen pantalón; pero supeditada a la prenda superior. ¿Por? Pues porque en casa vamos a estar la mayor parte del tiempo sentadas, sea a la mesa o en los sofás, así que el protagonista (fotos y vídeos incluidos) será nuestro plano corto (de cabeza a cintura).

Más cosas. Complementos. Los motivos de jersey nos ahorrarán bisutería, lo que siempre se agradece cuando se te hunde el colgante en la salsa al sacar la fuente del horno para luego aterrizar en la blusa. Y también manos libres: podemos vestirlas con un bonito esmalte de uñas. Lo que mejor servicio nos hará serán los pendientes, tan favorecedores para el primer plano y que resaltarán los motivos del jersey.

Maquillaje, natural; sí a los labios pintados y a sofisticar nuestro pelo con ondas, recogido o semirecogido.

¿Y qué más…? Ah, sí: vuestra sonrisa. No la perdáis en los labios ni el corazón; aunque se os caiga la sopa o el perro tire con la cola la bandeja de turrones. Es Navidad. Y  estáis en casa. Todo está permitido al calor del hogar:-)

Sed inmensamente felices. Un abrazo.

Mar Gago

 

 

Mar
Diseñadora de moda, estilista, patronista, asesora de imagen, personal shopper y cool hunter por la Escuela Superior de Diseño y Moda Goymar y por la Escuela Superior Marcelo Macías. Gestiona el blog de moda “SE que ponerme” y colabora en suplementos de moda en prensa escrita, imparte cursos de imagen personal y trabaja como personal shopper y estilista.

Deja un comentario