DestacadoLooks

CENA DE EMPRESA: CÓMO ACERTAR

Ojo con el "Carpe Diem". Recordad que el lunes deberéis volver a la oficina

Es la cita prenavideña número uno y tienen más peligro que un tiroteo en un ascensor.

Uno, por lo que decíamos en el post anterior sobre estar menos habituadas a los estilismos de fiesta que al resto. Dos, porque no es una ¡fiestaaaa!; es una cena. No todo vale porque no estamos con amigos íntimos ni hay barra libre para saltarnos todas las vallas del decoro ni sentarnos en la rodillas de cualquiera. Por mucha euforia que creamos percibir en el ambiente, hay un día después. Y que nadie olvida es especialmente cierto al volver a la oficina. Si nos sentimos algo invisibles y queremos llamar la atención, sólo hay una forma: con elegancia. Y eso sí que lo recordará hasta el taxista.

Mirad: es el dress code de una cita laboral pero con complementos de fiesta o alguna prenda más lucida. Por lo demás, seguís representando a la empresa y como tal estáis ahí. De algún modo, seguimos trabajando, así que no dejemos volar la imaginación a otros universos. Distinto sería quedar con los tres o cuatro compis de confianza para un plan más personal y sin jefes.

Hoy nos inspiramos en Mary Orton, una neoyorquina cuyo blog, Memorandum, está especializado en estilismos busy woman o de ejecutiva, y os lo recomendamos: no tiene desperdicio en cuanto a imagen personal. Ella es la musa y referencia de los 2 looks que hemos elegido, pues reúne los atributos de encanto (suavidad, diplomacia), feminidad (ayuda, cooperación, escucha), elegancia (equilibrio, distinción) y profesionalidad (empresaria). Es decir, una perfecta integrante de cena de empresa.

El acierto del  look  de Mary. Protagonista, el negro (elegancia, sobriedad y distancia), sólo matizado por brillos metálicos (fiesta y, además, tendencia). ¿Cómo lo arma? Deja al negro todo el primer plano con el que saludas, sonríes, estrechas manos, te sientas a la mesa… suavizando la sobriedad con un hombro descubierto; pero, a su vez con pocos y discretos complementos, pues esa manga francesa suelta adorna suficiente. Ya, de cintura para abajo, todos los elementos festivos: brillos, lentejuelas y gasa en un prenda tan femenina como una falda, cuyo largo midi retoma la corrección y un glamour muy Lana Turner. Finalmente, aligera con pies al descubierto y bolso colgado del hombro. Francamente, decidme si no está espectacular.

Nota: Un bolso de bandolera genera movimiento y da gracia a nuestro look; juega con los detalles de nuestra falda. Un bolso de mano es mas festivo, sí, pero se trata de compensar. Y, lo dicho, apuntaos a la sandalias, pues en fiesta sofistican y aligeran el peso visual de los mega abrigos

Os hemos preparado dos looks: el azul para frías y el dorado para cálidas. ¡Guapas!

 

 

 

 

Mar
Diseñadora de moda, estilista, patronista, asesora de imagen, personal shopper y cool hunter por la Escuela Superior de Diseño y Moda Goymar y por la Escuela Superior Marcelo Macías. Gestiona el blog de moda “SE que ponerme” y colabora en suplementos de moda en prensa escrita, imparte cursos de imagen personal y trabaja como personal shopper y estilista.

Deja un comentario