DestacadoImagen

ANTES Y DESPUÉS: CRISTINA CIFUENTES

Cristina ha protagonizado una de esas nuevas imágenes que merecen volver la mirada

Para ilustrar los beneficios de un buen cambio de imagen hemos elegido, de entre los personajes públicos que todos conocemos en mayor o menor medida,  el caso de Cristina Cifuentes. Se trata de una mujer que, polémicas aparte, ha ganado con los años, cosa que no suele ser fruto de la buena fortuna genética, sino de una aceptación de las nuevas circunstancias de la edad y de la voluntad de imponerse a los estragos que pueda causar. ¿Resultado? Pues ya lo véis. Es una mujer que ahora se conoce mejor y eso se refleja primero en su estilo y después en su aplomo frente al público. Es lo que tienen los cambios: empiezan por pequeños gestos y acaban conformando toda una trayectoria que, si la mantenemos, se irá consolidando y afinando cada vez más.

El paso del tiempo ha suavizado y pulido la apariencia de Cifuentes hasta lograr un estilo más acorde a su cargo. Pero no ha sido una transformación exagerada, de ésas que a veces nos hacen llegar a olvidar la identidad de la persona, sino que sus preferencias siguen siendo las mismas: el pelo ha sido y sigue siendo muy importante para ella. El mismo rubio, pero mejorado con los matices. También sigue luciendo melena, pero más sobria, sencilla, menos salvaje; muchas veces recogida en una coleta perfecta. Y es que siempre hay que mantener alguna de nuestras señas personales, aunque luego decidamos pulirlas.

Cristina ha comprendido la importancia de administrar los colores, de lo que cada uno transmite, de los que más le favorecen, de los más indicados a según qué tipo de circunstancias. Y así, ha pasado de los tonos flúor a los fríos, que son los de la paleta cromática que corresponde a su piel. Es coqueta y nos parece una cosa estupenda que lo haga notar sin estridencias de estilo. También sigue sin derrochar en ropa y ella misma ha admitido habérsela confeccionado durante mucho tiempo. De hecho, la hemos visto con chaquetas y abrigos de Zara en más de una ocasión.  Y, sobre todo, ha ganado en confianza y serenidad y ha reafirmado su estilo. Cristina sigue siendo rebelde y moderna: le encantan las motos, los tatuajes y los gatos, y nada de ello está reñido con la importancia de su cargo.

Los cambios acertados son los que pasan por no alterar nuestra esencia, sino por adecuar todo lo demás a las circunstancias del momento. Eso es sumar y Cristina Cifuentes lo ha entendido a la perfección. ¡Felicidades!

Espero que os sirva, Mar Gago.

 

Mar
Diseñadora de moda, estilista, patronista, asesora de imagen, personal shopper y cool hunter por la Escuela Superior de Diseño y Moda Goymar y por la Escuela Superior Marcelo Macías. Gestiona el blog de moda “SE que ponerme” y colabora en suplementos de moda en prensa escrita, imparte cursos de imagen personal y trabaja como personal shopper y estilista.

Deja un comentario