DestacadoImagen

ROSTROS FEMENINOS

¿Por qué conocemos mejor nuestra silueta que nuestro rostro?

No nos comparemos: nuestra singularidad nos hace diferentes. Dice Meryl Streep: que «todo aquello que te hace diferente, incluso rarito, son tus fortalezas». Lo útil es conocerse, y es frecuente que lo hagamos con nuestra figura, porque es el sostén de nuestra imagen general. Y sin embargo, aunque lo primero que se vea de nosotros sea la silueta, es el rostro el portador de toda expresividad, dulzura, carácter, mirada, personalidad, sonrisa. Cuando descuidamos el primer plano, cuando no usamos la propia fisonomía a favor, nuestro look completo cojea.

En el conjunto del rostro entran en juego, por orden descendente: pelo (corte y color), maquillaje (tonalidad)  gafas (forma y color), pendientes (forma y color, y ¡ojo aquí con las chicas cálidas -a las que favorece el dorado- y las frías -a las que favorece la plata-! Y lo mismo vale para el resto de bisutería o joyas, pero ya le dedicaremos otro post), gargantillas (según nuestro óvalo de cara, pues podríamos potenciar rasgos que en realidad querríamos disimular) y, por último, tipos de cuellos y escotes. Todo ello depende directamente: a) de nuestro tipo de rostro y b) de nuestra paleta cromática, fría o cálida. Fijáos si es importante, a pesar de lo poco que solemos reparar en ello.

Otra consecuencia de no conocer nuestra fisonomía es el asunto de los sombreros. ¿Cuántas veces habéis dicho u oído decir «uf, no, ¡que va! Si a mí me quedan fatal…» y directamente: fuera. La verdad es que, obviamente, pueden quedarnos fatal los que menos nos favorecen y nos empeñamos en probarnos; pero exactamente igual que con cualquier otra prenda que huya por completo de nuestro estilo, tonalidad y silueta. La buena noticia es que hay un sombrero para cada óvalo de cara, lo que ocurre es que no los elegimos adecuadamente. Ya sabemos que desconociendo el terreno es imposible avanzar.

Si al principio afirmábamos «lo útil es conocerse», es porque constituye la primera herramienta para empezar a hacernos favores a nosotras mismas. No hay otro camino. Y si la cara es el espejo del alma, ¡pues que deslumbre! Así que prestad atención a los posts que iremos publicando sobre los diferentes tipos de rostro. En ellos encontraréis indicaciones para gargantillas, pendientes, sombreros, gafas, escotes o recogidos de pelo.  Y, como siempre, asociaremos cada tipo a celebrities que os sea sencillo identificar. Seguro que no tardaréis en reconoceros.

Espero que os sirva, Mar Gago

 

 

Mar
Diseñadora de moda, estilista, patronista, asesora de imagen, personal shopper y cool hunter por la Escuela Superior de Diseño y Moda Goymar y por la Escuela Superior Marcelo Macías. Gestiona el blog de moda “SE que ponerme” y colabora en suplementos de moda en prensa escrita, imparte cursos de imagen personal y trabaja como personal shopper y estilista.

Deja un comentario