Celebrities

MODA LOW-COST, ESTILO REAL.

La imagen de Carlota Casiraghi vestida de Zara, en la boda de su hermano Pierre, revolucionó las redes sociales hace unas semanas. A pocas horas de publicarse, el vestido se agotaba on line (hay otros parecidos, tranquilas).

¿Por qué una princesa tan mediática, que podría lucir cualquier modelo original o diseñado para ella de cualquier modisto -incluido su amigo Karl Lagerfeld-, opta en una ocasión así por un low-cost? Ya lo hemos visto en otras casas reales, con Catalina de Cambridge o nuestra reina Letizia. Y no dejamos de observar este fenómeno también entre políticas, como Susana Diaz, que escogió para su debate televisivo del 17-03-15 una chaqueta roja de Zara.

Desde hace unos años, la aparición de millones de fotos que los jóvenes suben diariamente a la red, ha supuesto una revolución dentro de la industria de la moda. Palabras como ‘cool hunter’ (cazador de tendencias), ‘street style’ (moda en la calle), blogs de moda, selfies, sacuden e inspiran las nuevas colecciones.

Anteriormente, las referencias principales llegaban del cine y las revistas de alta sociedad; pero los actuales circos del corazón ya no inspiran. La elegante aristocracia que imitábamos prefiere ahora pasar desapercibida.

Aquellos estilismos vienen hoy de las redes sociales: gente del espectáculo, aristócratas e ‘it girls’, como Emma Watson, Taylor Swift o Carlota Casiraghi .

Aunque creamos que la moda no cambia sino que se reinterpreta, y es verdad, en cinco años hemos ganado en creatividad y comodidad, y dejado atrás cierta artificialidad y rigidez. Usamos prendas más holgadas y casi es más difícil encontrar modelos de stilettos (zapatos salón) que de unos sneakers o deportivas. Del snobismo al precio justo, y del logo al diseño.

Hemos aprendido a invertir mejor en nuestro armario sin perjuicio de su variedad: desde la camiseta básica de rebajas hasta algún capricho a la medida de cada una.

Recuerdo la queja mil veces escuchada sobre lo repetitiva que es la moda en las tiendas low-cost, eso de que acabamos yendo todas iguales. Carlota, Catalina o Letizia, me ayudan a rebatirlo una vez más: al final, casi nadie lleva el mismo vestido como ellas. Los looks se hacen propios con creatividad, y es ella nuestro sello personal. La industria propone y cada mujer dispone. Y, cada vez más, la calle y las redes son las que dictan.

La moda, es movimiento y originalidad, es ilusión y amor, y abarca el artículo en serie y de bajo coste y también el artesanal. Ambos se equilibran mutuamente en nuestra seña de identidad.

“El lujo es aquello que no se puede comprar, las cosas sencillas; ésas, no tienen precio” (Elie Saab, diseñador de moda). No lo olvidéis.

Espero que os sirva, Mar Gago.

Mar
Diseñadora de moda, estilista, patronista, asesora de imagen, personal shopper y cool hunter por la Escuela Superior de Diseño y Moda Goymar y por la Escuela Superior Marcelo Macías. Gestiona el blog de moda “SE que ponerme” y colabora en suplementos de moda en prensa escrita, imparte cursos de imagen personal y trabaja como personal shopper y estilista.

Deja un comentario