Shopping

PRÓXIMO DESTINO

En estas fechas de salida o regreso vacacional, no está de más repasar cómo hacer más llevadero el trayecto.

Es conveniente tener en cuenta el medio de transporte, la duración y transbordos, el destino, si viajamos solas y los posibles imprevistos (demoras, pérdida de maletas, reclamaciones, etc.)

No es igual pasar diez horas de autobús en minifalda/short y los muslos pegados a un asiento de piel junto a un desconocido, que tres horas en coche con tu pareja. O levantarse a las seis de la mañana para llegar al aeropuerto y encontrarte con que el vuelo tiene demora y sólo puedas sentarte en el suelo.

Cuando vayamos a viajar solas, hay que recordar que no podremos separarnos de nuestro equipaje ni para ir al baño, lo que convierte en un obstáculo llevar demasiadas prendas, sólo porque estamos en verano y hemos decidido ir vestidas de playa.

Si, además, tenemos que efectuar una reclamación, una imagen sobria será el mejor apoyo para nuestras palabras.
En cuanto al destino, es importante informarse bien sobre las normas y leyes de vestimenta del país al que nos dirigimos.
En resumen:
-Comodidad. Libertad de movimientos (agacharnos, sentarnos, estirarnos). Tejidos suaves, holgados, y preferiblemente naturales como lino o algodón, que no dan frío ni calor y nos evitarán capas de prendas, salvo la necesaria para contrarrestar el aire acondicionado.
-Higiene. En una jornada de viaje, entramos en contacto con todo tipo de superficies; hay que hallar un equilibrio entre el calor y los sitios en que nos sentamos o apoyamos para no hacerlo con nuestra piel.
-Frescura. Suelen ser días espesos, así que busquemos colores y motivos que nos transmitan luz y vitalidad para sentirnos limpias y frescas toda la jornada (flores, texto en color, estampado ligero en blanco y negro, denim, accesorios con print animal, un detalle brillante…)
-Sobriedad. Sabemos gestionar nuestra imagen y no se trata aquí de una cuestión de reivindicaciones de género, sino de que el look se adecúe al momento, así que no es día para minis, mega escotes ni ombligos al aire; especialmente si debemos relatar nuestra queja en otro idioma, pues el lenguaje corporal cobra doble valor.

Os dejamos algunas propuestas de escaparate para que podáis elegir las que más se adapten a vuestro trayecto.

Buen viaje y espero que os sirva, Mar Gago.

Mar
Diseñadora de moda, estilista, patronista, asesora de imagen, personal shopper y cool hunter por la Escuela Superior de Diseño y Moda Goymar y por la Escuela Superior Marcelo Macías. Gestiona el blog de moda “SE que ponerme” y colabora en suplementos de moda en prensa escrita, imparte cursos de imagen personal y trabaja como personal shopper y estilista.

Deja un comentario