Imagen

11 PAUTAS para SALIR DE COMPRAS

Sea por rebajas, inicio de temporada o shopping turista en otras ciudades, comprar consiste en disfrutar, nada más. Con el otoño a la vuelta de la esquina, hemos creído oportuno recordar lo que tantas veces nos hacen olvidar las prisas. En resumen:

1.- DETECTAR LO QUE FALTA EN EL ARMARIO. Nada soluciona volver a casa con abrigo ideal cuando lo urgente era una blusa blanca, a no ser que la hayamos encontrado también. Si buscamos una prenda para coordinar, llevemos la otra en una bolsa para evitar devoluciones.

2.- CONOCER LAS TENDENCIAS de temporada si lo que deseamos es ir a la moda. No hace falta estudiarse la vida de cada diseñador: bastará con echar un vistazo a una revista o blog de referencia para saber lo que se lleva y lo que ya no. Y seleccionar lo que nos favorece.

3.- CEÑIRNOS A NUESTRO PRESUPUESTO y emplearlo en los artículos de nuestra lista. Las compras compulsivas sólo nos alejan del objetivo y se vuelven arrepentimiento, en lugar de hacernos sentir bien, que es para lo que sirve la ropa.

4.- PLANEAR UNA RUTA DE TIENDAS optimizará nuestro tiempo. Elegir las que faciliten las compras: devolución importe, trato amable, parking cercano… Se trata de pasar un rato agradable, no de acabar con los pies hinchados y la cabeza como un bombo por el exceso música y ambientador de algunos establecimientos.

5.- TRATAR DE EVITAR FINES DE SEMANA Y/O LAS HORAS PUNTA, así no tropezaremos con colas desesperantes en caja y probadores, y habrá mayor disponibilidad de personal y un trato más relajado.

6.- IR SOLAS DE COMPRAS evita distracciones de nuestro propio criterio y de las sugerencias de los profesionales. Otra cosa es ir de escaparates o hacer una devolución con las amigas o la familia.

7.- FRECUENTAR CIERTAS TIENDAS E INTERACTUAR CON EL PERSONAL. Aquellas (low-cost o grandes firmas) cuyo espacio nos es familiar y donde van conociendo nuestro estilo, pudiendo así aconsejarnos. Hay grandes profesionales que no sólo están para doblar ropa.

8.- NO COMPRAR POR COMPRAR. Debemos llevar en mente -o en foto- nuestro armario, para completarlo con compras útiles y no aleatorias o impulsivas. Todas nos hemos preguntado: «¿Y con qué me pongo yo ahora esto?» El escaparate suele concentrar lo último y mejor de la tienda, sobre todo en el pequeño comercio y el multimarca.

9.- SER REALISTAS. Centrarnos en los colores de nuestra tonalidad y en nuestro estilo de vida actual. No perder tiempo en tallas y prendas que nos poníamos hace años, pues es una negación infantil de las mujeres que somos hoy. Y resultaremos ridículas en lugar de atractivas.

10.- LA PRIMERA IMPRESIÓN DEL ESPEJO. Esos 20 segundos que nos dicen «sí» o «no». Ante la duda, lo mejor es descartar y buscar otra prenda. Incluso es preferible volver otro día si llegamos a no encontrar lo que buscamos, antes de llevarnos un sucedáneo que no nos llegará a convencer.

11.- ADQUIRIR PRENDAS QUE VAYAMOS A USAR YA (salvo las de fiesta u ocasiones especiales). Está demostrado que lo que no se estrena en dos semanas, muere en el pozo del olvido, lo que equivale a una compra y gasto inútiles.

Espero que os sirva, Mar Gago.

Mar
Diseñadora de moda, estilista, patronista, asesora de imagen, personal shopper y cool hunter por la Escuela Superior de Diseño y Moda Goymar y por la Escuela Superior Marcelo Macías. Gestiona el blog de moda “SE que ponerme” y colabora en suplementos de moda en prensa escrita, imparte cursos de imagen personal y trabaja como personal shopper y estilista.

Deja un comentario